• Alvaro Andrés Echeverría

¿Primer amor o primera decepción?



Dicen que el primer amor nunca se olvida, que la primera persona que llega a tu corazón jamás será borrada por las que siguen, claro está si tienes más amores; pero todo depende cómo te permites dar amor, cómo dosificas la pasión con que te entregas a ese ser que puede hacer de tu vida un momento especial o que logra hacer en ti un momento eternamente especial.


En ocasiones queremos desterrar de nuestra memoria a ciertas personas, pero en otras tan solo queremos aferrarnos a sus recuerdos, porque muchas veces la aventura que viviste jamás se olvida, porque sabes que te hizo sentir feliz, te hizo sentir que vivías intensamente; es como subirte a un tren de emociones interminables, sientes que fueron diseñados el uno para el otro, que son el mejor complemento.


Los momentos que experimentaste deseas que sean eternos que nunca terminen, de lo contrario anhelas que se repitan una y otra vez, pero la vida tiene ya todo escrito y a veces ese amor perfecto durará menos que un verano pero dejará huellas imborrables, que cada acción que realices con otras personas te recordará por siempre a ese primer amor.


Muchas veces aprendes de situaciones que compartes con el descubrir a ese ser que está a tu lado y que no vuelves a encontrar en la siguiente persona que toca las puertas de tu vida para hospedarse en la habitación que tiene listo en algunos casos tu corazón.


Pero nos dejamos llevar por la emoción que nos invade y entregamos todo, sin importar ni pensar si podremos quedar lastimados cuando ese momento mágico termine; que lamentablemente llega más rápido de lo que creemos porque solo fue un amor temporal, un momento de nuestra vida que fue totalmente intenso que nos enseñó el verdadero sentido de amar sin interés, sin pensar en el resto, sin escuchar los comentarios, que solo deseabas escuchar el latido de su corazón porque eso era suficiente para seguir con vida.


El primer amor siempre duele, no por que se va; duele porque diste lo mejor de ti y en algunas ocasiones no piensas si al irse quedarás vivo o te morirás esperando su pronto regreso que quizás nunca suceda; tan sólo piensas en la felicidad momentánea que le produces cuando estás a su lado.


Si has tenido un primer amor que no lo olvidas dedícale un Gracias, por lo que fue o por la enseñanza que te dejo en ti.



Dedicado para todas los primeros amores que son reales, que nunca permiten que su fuego se apague y que siempre permanecen con vida.

14 vistas

© designed by Alvaro Andrés Echeverría S.