• Alvaro Andrés Echeverría

Bellas Mentiras


¡Quien esté libre de pecado, que lance la primera piedra! Reza un pasaje del libro más antiguo del mundo; pero ¿qué sucede cuándo todos han lanzado las piedras que tenías a tú alrededor? ¿qué estás dispuesto a realizar para no sentirte culpable de lo sucedido?


Sin duda alguna nos ha pasado esta situación; muchas veces hemos estado involucrado en situaciones un poco incómodas o quizás un poco arriesgadas donde sólo un par de palabras, una fría pero convincente sonrisa y una cálida pero misteriosa mirada nos puede salvar.


Algunas personas las emplean en ocasiones de tensión, otras en situaciones de trabajo, otras en su vida diaria, a ellas sabemos decirles mentiras piadosas; yo le llamaría bellas mentiras, porque al final cumplen su hermoso cometido de adornar las situaciones que se nos presentan y nos terminan salvando de un momento bochornoso del cual nunca hubiésemos querido estar.


De manera que nuestra vida está llena de situaciones que cuando no podemos controlar, ponemos a nuestra mente a pensar, a crear una obra digna de un reconocimiento para maquinar una situación que nos libre del paso; que nos permita continuar caminando por la vida sin detenernos a pensar que hubiese pasado si aceptaba el error o si decía una fría y no esperada verdad.


La vida y las circunstancias nos han llevado a que recurramos al maquillaje de las expresiones y lindas palabras para convencer a todos que tenemos nuestra vida bajo control, que llevamos una vida que muchos desean tener.


Pero cuando alzas el tapete que cubre nuestra sala encontrarás muchos secretos guardados y el verdadero rostro de situación que hemos logrado esconder bajo el arte de hablar y convencer que muchos desarrollamos para poder expresar nuestra verdad bajo unas bellas mentiras.


¿Te has puesto a pensar cuántas bellas mentiras has creado? ¿te arrepientes de ser un creador de situaciones de escapatoria? No te sientas mal, en muchas ocasiones lo hacemos sin ánimo de lastimar, puesto que si afrontamos la verdad quizás terminamos lastimando a las personas mucho más de lo que creemos.

21 vistas

© designed by Alvaro Andrés Echeverría S.